Columna Semanal
21 de marzo del 2018

A nadie sorprende que por los comicios electorales de este año los políticos comiencen a mover sus piezas, a saltar de un puesto a otro, o estén buscando candidaturas. Y debido a los cambios en el gabinete, cuatro de las 16 secretarias permanecen acéfalas: Secretaría de Vialidad y Transporte, Secretaría de Administración, los Servicio de Salud de Oaxaca y la Secretaría de Cultura.

Mientras designan a un titular, en cada dependencia hay un encargado, pero nadie sabe qué tanta libertad tiene para las iniciativas, si sólo debe mantener el barco a flote o le puede dar dirección, si su tarea es hacer tiempo o trabajar mientras llega alguien más. Suponiendo que fuera la último opción. Ser encargado es mantener en la ruta el barco, pero al llegar a puerto pondrán a otro capitán. Es como si en un empleo te dijeran que eres la persona indicada y trabajas bien, pero no pueden contratarte porque el lugar esta reservado para alguien menos capaz. No hay duda de que pretenden usar las secretarías como un premio de consolación en estas elecciones. Pero hay una en especifico que no debería entrar a esa rifa; es más, no debería estar sin titular, y no tendrían que buscar a alguien porque ya está ahí.

Seamos claro y francos, a la mayoría de políticos no le interesa Seculta porque el dinero que se maneja no se compara con el de otras dependencias y principalmente por su escaso conocimiento de la cultura de Oaxaca y de sus creadores; como prueba basta recordar la comparecencia de la extitular de Seculta el año pasado: El Congreso estuvo vacío, los pocos diputados que asistieron no sabían ni qué preguntar, y el evento duró apenas una hora. Eso no es consecuencia de la Secretaría, de otros sexenios o algo parecido, es el reflejo de la falta de interés de la clase política hacia la cultura y todo lo que implica.

La comunidad artística durante años ha tenido que ver cómo relegan a Seculta a la hora de designar a un secretario: mantienen gente de otro sexenio, la dejan acéfala meses, ponen gente improvisada o nombran a alguien que va a sentarse mientras sale una candidatura o un mejor puesto.

Sin embargo, en días pasados en Facebook se inició una campaña entre actores, actrices y cantantes para que notificaran a Ignacio Toscano como titular de Seculta, y poco a poco hubo más gente del medio artístico que se sumó a la sugerencia, sin que pasara a mayores, pues al parecer el movimiento no llega a la prensa, todavía. Entre las razones que mencionaron recalcaban la amplia experiencia de Ignacio Toscano como gestor de alto nivel y su conocimiento del medio cultural oaxaqueño y nacional. Además de su destacado historial profesional y el contacto que mantiene con todos los activos culturales de Oaxaca. En esto hay que subrayar que si conoce el terreno es porque acude a la mayoría de eventos, y no siempre en calidad de funcionario, sino como amante de la cultura y las artes.

Al parecer, la campaña inició debido al tiempo que Seculta se ha mantenido sin titular, y los artistas y creadores piden ya a un secretario como Toscano para llevar de manera formal la gestión de la cultura en nuestro estado. A diferencia de las otras secretarías, los cambios y saltos de puestos en la política ésta vez podrían beneficiar a Seculta. Sin habérselo propuesto desde un principio, el gobierno podría poner por fin a la persona correcta en la dependencia. Sólo tiene que escuchar a la comunidad artística. Pero si llegaran a elegir a alguien más, a otro personaje ajeno al medio cultural, éste no sólo quedaría exhibido, sino que los creadores confirmarían que han sido relegados nuevamente. Y que en un estado como el nuestro, un funcionario inadecuado sólo llegaría, otra vez, a improvisar la cultura.

Artículos relacionados

Bajo la oscuridad
Columna Semanal
blog comments powered by Disqus