Los textos que componen este número de Avispero son, cada uno a su manera, introducciones —a una literatura que nos parece, quizá por lo extraño de sus nombres o sus paisajes, lejana, pero que, en el fondo, está más cerca de lo que podríamos imaginar; a una plástica y una cinematografía que discurren paralógica, musicalmente con estas fisonomías; a una filosofía y (algunos de) sus métodos; al mundo narrado, narrándose. Es por ello que extenderse en presentaciones de un número que, en sí, presenta un mosaico prodigioso de poéticas y políticas de la literatura y el pensamiento universales sería, en el mejor de los casos, tautológico. Baste decir que, en el recorrido de autores y obras de toda índole que se realiza en este número, nos encontramos con elementos presentes también en nuestra literatura y nuestro pensamiento como los ecos —o, mejor, como los estertores de la idea que tenemos de nosotros mismos: el exilio, la censura, la relación del hombre con su pasado, lo sacro y lo profano; en suma, identidad y permanencia, ambas en conflicto, las dos caras que han conformado la línea editorial de Avispero hasta ahora, ante la urgencia crítica por retomar literaturas y formas de pensamiento nacionales para desestabilizarlas. (Coincidentemente, este número de Avispero está marcado por la modificación, por la alteración, por la iterabilidad: identidad y diferencia al mismo tiempo.) Así, este Avispero se reconstruye desde dentro, del mismo modo que la(s) literatura(s) y la(s) forma(s) del/de los pensamiento(s) que ahora abordamos y que son, a su manera también, un principio de conformación de cierta huella de identidad: la nuestra, desestabilizada en devenir. Pues nada más impertinente que la permanencia, que eso determinado de una vez y para siempre.

  • Editorial: Avispero
  • Género: Revista Literaria
  • Páginas: 137
  • Ancho: 17.00cm
  • Largo: 22.00cm

Descarga la revista

Tu ayuda al momento de difundir es muy importante para que nuestro proyecto en linea continúe siendo gratuito.

¡Gracias por compartir!